jueves, 14 de junio de 2012

Restauración de la locomotora IZARRA


Miembros de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Bilbao proceden en la actualidad a la restauración de la locomotora IZARRA, contando solo con la ayuda de ADIF que facilita los trabajos a realizar y una parte del coste económico.



Esta locomotora, que el próximo año cumplirá 150 de su fabricación por el constructor ingles Beyer Peacock, es la locomotora mas antigua conservada en el País Vasco y una de las mas antiguas del estado. Fue rescatada del desguace gracias a las gestiones de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Bilbao, y desde 1974, se encuentra instalada como monumento en la bilbaina estación de Abando.

Formaba parte de una de las 3 series de locomotoras que inauguraron el servicio en el Ferrocarril de Bilbao a Tudela, linea que supuso la unión ferroviaria de la provincia con el resto de la península:  un espectacular avance en los tiempos de viaje y conectarse a la incipiente industrialización del país.

Ninguna de las locomotoras originales de la linea llego a incorporarse al parque motor de RENFE cuando esta se creo en 1941. Solo algunas fueron vendidas a industrias que las emplearon para el movimiento interno de vagones en sus apartaderos industriales. Este fue el caso de la IZARRA, que fue adquirida en  1927 por la Sociedad Anónima Basconia que la empleo hasta 1966 aproximadamente en su fabrica de Basauri, con lo que sobrepaso los 100 años en servicio.

Poco después miembros de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Bilbao, conocedores de su existencia y valor, iniciaron gestiones entre la Basconia y Renfe para preservar esta valiosa pieza de la arqueología industrial, consiguiendo finalmente el propósito.

Durante los 38 años en los que que la locomotora ha dado la bienvenida  y el adiós a los viajeros, la climatología ha hecho su trabajo de desgaste. No en vano, el descuidado aspecto exterior que presenta, no es el principal problema. Interiormente, la caldera presenta una fuerte corrosión. Los trabajos que se realizan, no solo consisten en lijado y pintura. Se sustituirán las chapas y tornilleria que se encuentran en mal estado, se evitara que el agua se cuele a su interior y quede estancada con la consiguiente oxidación.
 
En este sentido, desde la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Bilbao, se vería conveniente su protección de los factores meteorológicos con la instalación de una marquesina, si se quiere conservar durante muchos años y en buenas condiciones esta singular pieza.